TERRITORIO


CÓRDOBA

En el centro de la provincia se encuentra Córdoba, la capital, asentada a ambos márgenes del río Guadalquivir y escenario de tres culturas: árabe, judía y cristiana.

Córdoba, ciudad milenaria, posee el segundo casco histórico más grande de Europa, el mayor espacio urbano del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es precisamente en él donde se aglomeran gran parte de los edificios históricos de la ciudad. En él cabe destacar el edificio más importante y símbolo de la ciudad, la Mezquita de Córdoba y actual catedral que, junto al magnífico Puente Romano, forman la más conocida faceta de la ciudad.

La construcción de la Mezquita fue iniciada en la época en la que Abd-al-Rahman constituye a Córdoba como capital de Al-Andalus, en el año 785. Una de sus principales características es que, a diferencia de la mayoría de mezquitas, cuando fue construido el muro de la qibla no fue orientado hacia La Meca, sino 51º grados más hacia el sur, lo cual la incapacita para una posible oración o salat musulmán, uno de los cinco pilares del Islam.

Cerca de la mezquita-catedral se emplaza la antigua Judería formada por multitud de calles irregulares, tales como Calleja de las Flores y la Calleja del Pañuelo, en las cuales pueden visitarse la Sinagoga y la Casa de Sefarad. En el extremo suroeste del casco antiguo se encuentra el Alcázar de los Reyes Cristianos, antiguo alojamiento de los reyes y sede de la Inquisición, y adyacente al mismo se hallan las Caballerizas Reales, lugar de crianza del caballo andaluz. Cerca de las caballerizas se encuentran, junto a la muralla, los antiguos Baños califales. En el sur del casco antiguo y al este de la Mezquita, situada en la Plaza del Potro, se halla la Posada del Potro mencionada en obras literarias tales como Don Quijote y La Feria de los Discretos. Tanto la posada como la plaza reciben su nombre de la fuente situada en el centro de la plaza, la cual representa a un potrillo. No lejos de esta plaza se encuentra el Arco del Portillo.

De la época romana pueden encontrarse, además del puente y la Mezquita, el Templo romano, el Teatro romano, el Mausoleo romano, el foro colonial, el foro adiectum, el anfiteatro y los restos del Palacio del emperador Maximiano Hercúleo en el Yacimiento Arqueológico de Cercadilla.

A unos 5 km de la capital pueden visitarse los restos de Medina Azahara o Madinat a.Zahra, ciudad palatina levantada por orden del califa Abd al.Rahman III para ser la capital del Califato, residencia real y sede del gobierno. Según la leyenda, fue su favorita, llamada Zahra, quien le sugirió construir esta hermosa ciudad y por ello recibió su nombre.


JAÉN

La ciudad capital de Jaén se alza al pie del Cerro de Santa Catalina, con calles empinadas y de pronunciadas pendientes que definen su urbanismo, ensanchándose hacia las zonas más llanas y amplias de los nuevos barrios y bulevares. En sus alrededores abundan fértiles tierras de cultivo y extensos olivares que buscan el descanso del Valle del Guadalquivir. Hacia el sur y el sureste se encuentran las Sierras de Jaén y Jabalcuz, que abrigan a la ciudad, y al norte se abre el llano del río Guadalbullón, que pasa a muy corta distancia de la ciudad.

Jaén tiene en su patrimonio monumental uno de los principales atractivos. Se trata de un legado cultural transmitido a través de los siglos por las diferentes culturas que se han asentado en estas tierras: íberos, tartesos, griegos, fenicios, romanos y árabes.

Entre el rico patrimonio arquitectónico de Jaén destacan la Catedral renacentista proyectada por Andrés de Vandelvira a mediados del s.XVI, una de las obras más representativas del Renacimiento español en Andalucía y candidata a ser reconocida como Patrimonio de la Humanidad; y el Palacio de Villardompardo del s.XVI, un centro cultural donde se encuentran los Baños Árabes más grandes de Europa.

Además, destaca en la ciudad el Museo Internacional de Arte Naïf “Manuel Moral” y el Museo de Artes y Costumbres Populares de la provincia de Jaén.

El Castillo de Jaén, es un imponente conjunto militar que "vuela" sobre la ciudad, integrado por tres recintos (Castillo de Santa Catalina, Alcázar Viejo y Abrehuí). Los orígenes se remontan a Aníbal, que posiblemente construyó las primeras torres y posteriormente fue fortificado y reforzado a lo largo de los siglos. El Alcázar Viejo, que albergaba el palacio del rey árabe, fue mandado edificar por Alhamar. La Torre del Homenaje, de cuarenta metros de altura, fue construida por Fernando III, el Santo.

La comarca comprende también municipios como Torre del Campo, donde se celebra la Feria de Santa Ana, declarada de Interés Turístico Nacional; La Guardia, con su castillo de época árabe; Mengíbar, cuya Iglesia de San Pedro Apóstol es una joya del Renacimiento; Campillo de Arenas, y localidades como Cárcheles, Fuente del Rey y Jabalcuz.


Descargar guía turística